Wicca y dinero



Jesús de Nazaret

"Ustedes recibieron gratis este Poder; no cobren tampoco por emplearlo" (Mt.10,8)
"Ustedes han recibido gratuitamente, así que también den gratuitamente" (PDT)


San Lucas

San Lucas

"Al ver Simón [el Mago] que la gente recibía el Espíritu Santo cuando los apóstoles les ponían las manos sobre la cabeza, les ofreció dinero a los apóstoles y les dijo: —Denme ese mismo poder que tienen ustedes. Así yo también podré darle el Espíritu Santo a quien le imponga las manos. Pero Pedro le respondió: —¡Vete al infierno con todo y tu dinero! ¡Lo que Dios da como regalo, no se compra con dinero! Tú no tienes parte con nosotros, pues bien sabe Dios que tus intenciones no son buenas" (Hch. 8,18-21)



Sir Roger
L’Estrange

“Aquel que sirve a Dios por dinero le servirá
al Diablo por un mejor salario” (Fuente)





Church of Universal
Eclectic Wicca

● "Más te vale morir antes que cobrar por tu Conocimiento sobre el Arte y la Ley. (No
es lo mismo trabajar como Profesor, y cobrar como corresponde, que ser un Maestro
del Arte de los Sabios. Éste es un Filósofo, y los Filósofos enseñan sólo por Amor)"

● "Una actitud contemplativa es la única forma de vivir sabiamente. (Es
mejor morir pobre y Sabio que ser un millonario cabeza hueca)" (Fuente)



Salomón
el Sabio

"Supliqué a Dios, y me concedió prudencia;
le pedí Espíritu de Sabiduría, y me lo dio.
La preferí a los cetros y los tronos;
en comparación con ella, tuve en nada la riqueza.
Ninguna piedra preciosa me pareció igual a ella,
pues frente a ella todo el oro es como un puñado de arena,
y la plata vale tanto como el barro.
La amé más que a la salud y a la belleza;
la preferí a la luz del día,
porque su brillo no se apaga.
Con ella me vinieron a la vez todos los bienes,
pues me trajo incalculables riquezas;
gocé de todos esos bienes, porque la Sabiduría los gobierna,
aunque no sabía que es la madre de todos ellos.
La alcancé sin malicia y la comparto sin envidia;
no guardo para mí su riqueza.
La sabiduría es para los hombres un tesoro inagotable:
quien sabe usar de ella, logra la amistad de Dios"
(Sab.7,7-14)
  “It is through the idealism of youth that man catches sight of truth, and in that idealism he possesses a wealth which he must never exchange for anything else” Albert Schweitezer


Autor
Desconocido

"Sólo se es poseedor de aquello de lo cual uno puede desprenderse;
de lo contrario no se es poseedor, sino poseido" (Fuente)





Paulo Coelho
"El sol había comenzado a descender cuando el corazón del muchacho dio señal de peligro. Estaban en medio de gigantescas dunas, y el muchacho miró al Alquimista, pero al parecer éste no había notado nada. Cinco minutos más tarde vio, delante de ellos, las siluetas de dos jinetes recortadas contra el sol. Antes de que pudiese hablar con el Alquimista, los dos jinetes se transformaron en diez, después en cien, hasta que las gigantescas dunas quedaron cubiertas por ellos.
Eran guerreros vestidos de azul, con una tiara negra sobre el turbante. Llevaban
el rostro tapado con otro velo azul que sólo dejaba al descubierto los ojos.

Aun a distancia, los ojos mostraban la fuerza de sus almas. Y esos ojos hablaban de muerte.

Los llevaron a un campamento militar en las inmediaciones. Un soldado empujó al muchacho y al Alquimista al interior de una tienda, donde se hallaban reunidos un comandante y su estado mayor. La tienda era diferente de las que había conocido en el oasis.

- Son los espías -anunció uno de los hombres.

- Sólo somos viajeros, replicó el Alquimista.

- Se os ha visto en el campamento enemigo hace tres días. Y estuvisteis hablando con uno de los guerreros.

- Soy un hombre que camina por el desierto y conoce las estrellas -dijo el Alquimista- No tengo
informaciones de tropas o de movimientos de clanes. Sólo estoy guiando a mi amigo hasta aquí.

- Quién es tu amigo? -preguntó el comandante.

- Un Alquimista -repuso el Alquimista. Conoce los poderes de la Naturaleza.
Y desea mostrar al comandante su capacidad extraordinaria.

El muchacho, aterrado, escuchaba en silencio.

- Qué hace un extranjero en nuestra tierra? -quiso saber otro hombre.

- Ha traído dinero para ofrecer a vuestro clan -respondió el Alquimista antes de que el
chico pudiese abrir la boca. Le cogió la bolsa y entregó las monedas de oro al general.

El árabe las aceptó en silencio. Permitirían comprar muchas armas.

- Qué es un Alquimista? -preguntó finalmente.

- Un hombre que conoce la naturaleza y el mundo. Si él lo quisiera,
destruiría este campamento sólo con la fuerza del viento.

Los hombres rieron. Estaban acostumbrados a la fuerza de la guerra, y el viento no detiene un golpe mortal.
Dentro del pecho de cada uno, sin embargo, sus corazones se encogieron. Eran hombres del desierto
y como tales temían a los Hechiceros.

- Quiero verlo, dijo el General.

- Necesitamos tres días -respondió el Alquimista- Y él se transformará en viento para mostrar la fuerza de su
poder. Si no lo consigue, nosotros os ofrecemos humildemente nuestras vidas, en honor de vuestro clan.

- No puedes ofrecerme lo que ya es mío -dijo, arrogante, el general. Pero concedió tres días a los viajeros.

El muchacho estaba parlizado de terror. Salió de la tienda porque el Alquimista lo sostenía por el brazo.

- No dejes que perciban tu miedo -dijo el Alquimista- Son hombres valientes, y desprecian a los cobardes.

El muchacho, no obstante, se había quedado sin voz. Sólo consiguió hablar después de algún tiempo, mientras caminaban por el campamento. No era necesario encerrarlos: los árabes se habían limitado a quitarles los caballos. Y una vez más el mundo mostró sus múltiples lenguajes; el desierto, que antes era un terreno libre e infinito, se había convertido ahora en una muralla infranqueable.

- ¡Les has dado todo mi tesoro! -exclamó el muchacho. ¡Todo lo que gané en toda mi vida!

- Y de qué te serviría si murieras? -replicó el Alquimista- Tu dinero te ha
salvado por tres días. Pocas veces el dinero sirve para retrasar la muerte"


(El Alquimista, páginas 94-96)

Anthony
de Mello

"Cuando el gorrión hace su nido en el bosque, no usa más que una rama. Cuando el ciervo apaga su sed en el río, no bebe más que lo que le cabe en la panza. Nosotros acumulamos cosas porque tenemos el corazón vacío"



Autor
Desconocido

"No es lo que tenemos, sino lo que disfrutamos,
lo que constituye la verdadera Abundancia" (Fuente)




Kazuhiro
Karasu


(Por qué
Animé?)