Uso del Latín

"Non enim auditores legis iusti sunt apud Deum, sed factores legis iustificabuntur. Cum enim gentes, quae legem non habent, naturaliter, quae legis sunt, faciunt, eiusmodi legem non habentes ipsi sibi sunt lex; qui ostendunt opus legis scriptum in cordibus suis" (Fuente)

  "No son Justos los que oyen la Ley sino los que la practican. Cuando los Paganos, que no tienen la ley, guiados por la Naturaleza cumplen lo que indica la Ley, ellos son Ley para sí mismos, y demuestran que lo que ordena la Ley está escrito en sus corazones"
(Rom.2,13-15)
 

Wicca Uruguay

Wicca Uruguay

"La mejor manera de conocer la doctrina de la Wicca es leer. Leer, leer, y leer, la mayor cantidad de autores posibles. Y, luego de haber leído, el segundo paso es... ¡practicar! ¿Tienes la necesidad de encender una vela? ¡Hazlo! ¿Quieres recitar una oración, o prefieres crear una nueva? ¡Hazlo! ¿Quieres hacer un ritual donde se eleven oraciones en latín? ¡Hazlo! Todo lo que consideres que debes hacer como forma de contactar con la Naturaleza y los Dioses, es válido, siempre que no dañe a nadie. Puedes hacer cosas muy simples o muy elaboradas, como recitar oraciones en latín. Eso sí, si decides utilizar una lengua diferente a la tuya,
asegúrate que sabes pronunciarla correctamente, y que entiendes lo que dices, pues de lo contrario, ¿qué valor tiene? Rodéate de personas que compartan tu sensibilidad espiritual, y comparte con ellas tus lecturas y tus reflexiones. De esa manera tú aportarás conocimiento a los demás, del mismo modo que ellos te aportarán a tí" (En busca de un Maestro)
El Latín es el Idioma Sagrado por excelencia. Si bien cada cultura tiene su propia Lengua Sagrada (y hay muchas que han logrado un desarrollo espiritual remarcable en idiomas como el hebreo, el arameo, el sánscrito o el japonés) el latín no sólo es el exponente de la Tradición Mágica Occidental, sino que además es el idioma de la Ciencia, y el Camino de los Sabios, además de Arte, ciertamente requiere Ciencia.

Prueba de ello son los numerosos tratados de Magia y libros antiguos que poseen invocaciones en latín, y a eso se suma que la clase de Magia que practicamos en la Wicca del Olivo es la Teúrgia (el nombre técnico de la Magia Blanca) cuyos mejores exponentes, y sus formas más desarrolladas se encuentran todas en latín: "En la Edad Media la práctica de la Magia fue injustamente demonizada y considerada maléfica e inaceptable ya que la llegada del Cristianismo implicaba el eclipse de todas las prácticas paganas. En cuanto a la Teúrgia, se consideró a la Liturgia Sacramental como la nueva y verdadera Teúrgia, es decir la obra salvífica y santificadora de Dios a través de sus Clérigos" (Fuente) Es por eso mismo que las invocaciones en latín son oídas por Espíritus de Luz y Servicio, que es el tipo de Seres con los que trabajamos.

El Latín tiene además otra aplicación práctica: Protege las invocaciones importantes y los contenidos mágicos de los profanos, de modo que no puedan saber qué estamos invocando, y no se adueñen de nuestra Ciencia Mágica, como quien roba una capa tirando de una de sus puntas (Cita de Eliphaz Levi sobre el hombre que posee una parte de la Ciencia la posee toda) Hoy en día mucha gente habla muchos idiomas, pero muy pocos estudian Latín, que, siendo una lengua muerta, se mantiene como el idioma de la Ciencia y el Arte Sagrados, y quienes tienen acceso a él son parte de la élite que puede llegar a estudiar las Artes Antiguas. (Cita del Libro de Alquimia sobre el uso del latín para ocultar conocimientos de la plebe)

Otra función del Latín es proteger nuestros Hechizos de los Spell Breakers (contrahechizos) Las Batallas Mágicas son esencialmente batallas de significados, y las armas que se usan no son otras que las palabras. Por lo tanto, conocer un Hechizo, es decir conocer las palabras que lo componen, es conocer todo lo necesario para neutralizarlo. Al hechizar en latín, siendo que es un idioma conocido por muy pocas personas (y los pocos que lo conocen son Trabajadores de la Luz al igual que nosotros) nuestros posibles adversarios no sabrán realmente qué estamos invocando ni cómo, de modo que no pueden intentar cancelar algo que no saben realmente qué es. Sería como intentar atravesar un terreno desconocido en la oscuridad, o tratar de descifrar una partitura sin saber leer música, o, en definitiva, intentar comprender un libro escrito en otro idioma.